Las jardinerías especializadas en la poda de árboles en Valencia consideran a la denominada poda de mantenimiento una de las fases esenciales para una adecuada conservación de jardines, bosques y vías públicas. 

Este tipo de poda se lleva a cabo sobre árboles ya formados, con sus ramas principales y secundarias desarrolladas y la copa a cierta altura. Consiste básicamente en repasar ciertos elementos del árbol como ramas muertas o quebradas, rebrotes, ramas con crecimiento vertical, otras entrecruzadas, aquellas que afectan cables o a la vía pública e incluso ramas que tienen peligro de rotura. 

Según nos cuentan desde la Jardinería Vicente Salcedo, en la poda de mantenimiento se utilizan básicamente tres técnicas: el aclareo de ramas, la reducción de copa y el perfilado de formas. 

En el aclareo de ramas se busca que el árbol gane transparencia a partir de la descarga de ramas de la copa sin afectar su volumen. El paso de los años hace que las ramas del interior se sequen y las ramas enmarañadas eviten el paso de la luz. Sin embargo, hay que evitar una limpieza excesiva que quite muchas hojas al árbol ya que significaría un duro golpe para éste.

Otra de las técnicas de poda de árboles en Valencia es la reducción de la copa que busca controlar el espacio disponible que ha sido desbordado por árboles con excesivo crecimiento. El corte se produce sobre la axila de una de las ramas laterales, favoreciendo la cicatrización del corte y garantizando la continuidad del crecimiento del árbol.

Por último, con el perfilado de formas se busca, mediante cortes frecuentes, mantener el perfil del árbol en formas geométricas o artísticas. Se trata de una técnica decorativa muy antigua y hay numerosos jardines históricos en los que se utiliza esta técnica.